Deportes

Empezamos a soñar, sin haber jugado contra Suecia

A redoblar esfuerzos.

México repitió alineación por primera vez en la era de Juan Carlos Osorio para enfrentar el tercer partido del Mundial de Rusia 2018, algo que parecía una buena decisión por parte del D.T. de la selección nacional mexicana.

Y así inició el juego, dos decisiones al principio por parte del árbitro argentino Néstor Pitana empezaron a ponernos nerviosos. Siendo realistas México tuvo 60 minutos excelentes contra Alemania e hizo un “buen papel” contra Corea, pero realmente no jugó en esta fase de grupos para hacernos pensar “cosas chingonas” como lo dice Javier Hernández.

Las razones son simples, México depende de su portero. El que Guillermo Ochoa sea el cancerbero con más atajadas en el mundial, nos indica que a México le llegan demasiado y muchos de esos remates no son gol por fortuna y otros por intervenciones de Memo. Su línea defensiva ha mostrado carencias, y más del lado de Edson Álvarez, que en este partido en especial, condujo demasiado la pelota a media cancha, dejando descubierta su zona defensiva, al tiempo que Miguel Layún en ningún momento hizo el recorrido, jamás bajó a apoyar esa zona cuando Álvarez hacia estos movimientos.

Y seamos sinceros, sé que muchos alaban su mentalidad y aplauden que sea un jugador polifacético dentro del terreno de juego, pero de volante ofensivo, Layún no ha rendido como debería, tuvo un buen partido contra Alemania y un partido aceptable contra Corea, pero hoy su rendimiento fue muy bajo, porque no defendió y jamás se pudo incorporar al ataque, estuvo perdido en media cancha y eso en mayor medida es porque no está acostumbrado a jugar en esa zona.

Nuestro medio campo fue aplaudido en los primeros dos partidos por toda la prensa internacional y existen rumores de que Héctor Herrera podría estar jugando para el Real Madrid la próxima temporada. Y coincido en que es un gran jugador, que tiene una técnica exquisita y una gran visión de juego, pero el mayor defecto de HH es su exceso de confianza y en muchas ocasiones hace una jugada de más y pierde pelotas clave, lo cual ocasiona contragolpes mortales para la selección. El lujo no siempre es señal de grandeza, el saber cuándo usarlo y cuando no, hace superior al jugador.

Y el juego del otro mediocampista, Andrés Guardado, no ha sido ni de cerca de alto nivel. Quien ha seguido a este jugador en el partido contra Corea y Suecia, se dará cuenta que muchos de sus pases para conectar con los de enfrente (Vela, Lozano, Herrera, Layún y Hernández) fueron equivocados en su mayoría. Guardado ha perdido más pelotas que ningún otro jugador en la selección y su rendimiento ha dejado ver que no debería estar los 90 minutos.

Javier Hernández es nuestro 9 sí o sí, y paremos con que es el mayor anotador de nuestra selección, el atacante mexicano no tuvo la mejor temporada y no estaba para ser titular. Debo reconocer que sus movimientos dentro del área generan espacios para los jugadores de las bandas y es verdad que jala marcas, y que con él, la línea defensiva del rival en turno está en constante riesgo, pero Chicharito no ha jugado en la zona donde debe de estar, en este mundial y en esta era, lo he visto queriendo tomar la pelota en los ¾ de cancha, conducirla y ser el que orquesta el juego en el ataque, pero él es incapaz de dar ese pase para que llegue el gol

(Y perdón, pero él no tiene la capacidad para asumir este rol dentro del equipo, de esas jugadas, Javier pierde todas y es incapaz de dar juego). Aunado a eso, su efectividad de gol es muy mala, creo que México tiene en Oribe o Jiménez un mejor delantero para poder suplir a Javier Hernández.

El partido de hoy es una campanada a los sueños que nos estaba generando esta selección, es un balde de agua fría donde muchos aficionados al fútbol hemos visto que nuestro equipo no siempre ha jugado bien con el colombiano al mando. Es momento de reflexionar y hacer los cambios correspondientes, se viene Brasil, y el equipo mexicano tendrá que jugar mejor para avanzar a la siguiente ronda.

Si México hoy quiere hacer historia, tiene que entender cuáles han sido sus errores, quiénes son los que deben de salir en el 11 titular y a quiénes se les tiene que hablar fuerte para que estén concentrados los 90 minutos siguientes. No somos potencia y no somos favoritos en la siguiente ronda, pero si se quiere trascender, habrá que demostrar que los 60 minutos contra Alemania y la efectividad contra Corea no fueron casualidad, que capacidad técnica y táctica existe y sobra.   

Hoy, México avanza porque Alemania no se presentó en Rusia y porque los coreanos tuvieron hambre, si bien El Tri mereció pasar por los dos partidos previos, tiene que trabajar el doble para poder hacer historia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s